Beisbol de película en Boston

Perdía Boston 5-1 en el octavo y difícilmente estaba bateando faules contra Max Scherzer. Con seis outs pendientes, Jim Leyland retiró a Scherzer y recurrió a su bullpen. Decisión fatal. La victoria se escapó con los Tigres huyendo despavoridos, perdiendo 6-5 y equilibrándose la serie.

Con David Ortiz disponible, siempre hay vida en postemporada. Aunque haya estado silenciado y todo parezca perdido. Como anoche, cuando en el cierre del octavo, ya sin Scherzer en la loma, contra Joaquín Benoit, se voló la cerca con dos a bordo inutilizando el zarpazo desesperado de Torii Hunter, empatando el juego 5-5, y abriendo espacio para el hit impulsador de Saltalamachia frente a Rick Porcello en el cierre del noveno, que dejó a tendidos a los Tigres

Con ese pitcheo martirizante, realizado por Scherzer anoche, duele el corazón, se arrugan los bates y se siente agigantada la zona de strike. Durante cinco entradas, los Medias Rojas de Boston, sorprendentes ganadores de 97 juegos, con el más elevado nivel de agresividad en la Liga Americana, estuvieron viendo a otro Max Scherzer, nada que ver con el viejo conocido, que en ocho aperturas contra ellos en su carrera, presentaba un balance adverso de 2-4, y un promedio en efectividad de 7.02, sencillamente provoca escalofríos. Este Scherzer, que con pitcheo imperturbablemente fabuloso y prohibitivo, no permitía hits y ponchaba a 9 en esos cinco episodios, era otro, muy parecido a aquel impactante Bob Gibson de los Cardenales que vimos en la recta final de los años 60, casi invencible, estableciendo la marca de 17 ponches en un juego de Serie Mundial.

Beneficiado por el hit empujador de Alex Avila en el segundo, y el estallido de cuatro carreras en el inicio del sexto, cuando los Tigres rugieron ruidosamente mientras devoraban el brazo derecho de Clay Buchholz, Scherzer solo se vio alterado en su macabra faena con dos outs y bases limpias en el cierre del sexto, por hit de Shane Victorino y doblete de Dustin Pedroia contra la pared llamada el Monstruo Verde.

Tan súbitamente como un rayo puede entrar en una botella, los de Boston se quitaron el no hit, marcaron carrera, y dieron señales de vida. Sin embargo, fue algo fugaz, porque Scherzer continuó ese trabajo sacado de Las Mil y una Noches, y al colgar el cero del séptimo inning, tenía 13 ponches con seis outs pendientes. El manager Leyland, consideró que después de 108 lanzamientos y con ventaja de cuatro carreras, no tenía sentido estirar la carga de trabajo de Scherzer, y llamó al bullpen.

Cinco brazos echaron a perder el juego. Ahora resulta que Leyland nunca hubiera sacado a Scherzer.

 

, Beisbol de película en Boston, http://feedproxy.google.com/~r/Noticias-Chinandega/~3/eYZCpN-bE20/beisbol-de-pelicula-en-boston.html, http://feeds.feedburner.com/Noticias-Chinandega, Noticias de Chinandega | Desdechinandega.com, ,
Mensajes de Texto Masivo, 1, mensajes-de-texto-masivo

Enlaces Recomendados:
Servicio de Mensajes de Texto Masivo Costa RicaSMS Masivos en Costa Rica
Servicio de Mensajes de Texto Masivo NicaraguaSMS Masivos en Nicaragua